publicado por

Predominan los modelos del siglo XVI con dos cuerpos y ático de sillarejo, con un amplio arco de medio punto de dovelas y sillares en las esquinas y vanos.

PALACIO DE SAN MIGUEL

El palacio de este lugar aparece como de cabo de armería en la nómina oficial del Reino. En realidad, eran dos palacios: el viejo o Jaureguizarra, y el nuevo o Larrainagusi, más conocido como palacio de San Miguel.

El linaje era muy antiguo, en el siglo XIII, García Martínez de Goñi, dueño del palacio, se casó con María de Guevara. En el año 1513 aparece Johan de Goñi, como propietario. Parece que fue a éste al que se otorgó en 1517 la merced de erigir el palacio nuevo o de San Miguel. Su hijo Sebastián de Goñi recibió en 1534 una merced de acostamiento de 10.000 maravedís, en atención a los servicios de su padre al rey. De él pasó a Martín de Goñi, y en 1568 a su hermano Sebastián. Él año 1669 solicitó rebate de cuarteles por uno de los dos palacios Juan de Albéniz, alegando que era de cabo de armería «y de los del numero de Navarra». En 1723 consta como poseedor Miguel de Albéniz. En 1802 pertenecía uno de los palacios a los ascendientes del duque de Granada, y tanto el viejo como el de San Miguel se hallaban ya arruinados.

El Libro de Armería recoge como armas del palacio viejo un escudo de oro con una cruz de gules cargada de cinco panelas de oro. Según el libro del P. Burgui sobre la leyenda de San Miguel, el escudo del palacio de la aparición del arcángel era: la cruz, el dragón y la argolla con cadena rota y tres ruedas de molino con una cruz pequeña en medio de cada una.

Lo más antiguo, quizás de época medieval, es una construcción de forma cúbica cuyos muros aún mantienen una ventana gótica de dobles arcos levemente apuntados y motivos de ruedas y arcos en la enjutas. Ahora bien, son características del pueblo las viviendas que siguen una tipología propia del siglo XVI, con grandes portalones de medio punto en la entrada, enriquecidos en ocasiones por bolas Reyes Católicos en la rosca del arco. También son de este momento las ventanas de doble arquillo conopial que conservan algunas casas.

Posteriores, del siglo XVII, son una serie de aleros decorados por ménsulas talladas que coronan varias casas. Por su carácter excepcional hay que mencionar las puertas de una casa en las que se disponen herrajes medievales y que pertenecían a la parroquia de San Ciriaco.

Casas y palacios de Goñi en imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR